Categories
News

María Martínez, el alma zen de Poblenou


Cuando yo me ordeno, mi entorno se pone en orden”

Me llamo María Martínez Calderón. Siempre me gusta citar los apellidos de mi padre y de mi madre. Nací en 1954 en Barcelona y vivo en Poblenou. Soy fundadora del Instituto de Constelaciones Familiares y dirijo el centro de desarrollo personal Espai Dodecaedre (C/Dos de Maig 202, bajos 3) justo al lado del nuevo parque de les Glòries. Espai Dodecaedre es mi actual proyecto vital en el que canalizo mi pasión por transformar y mejorar la vida de las personas a través de cursos, talleres y terapias. Soy experta en esencias florales, crecimiento personal y constelaciones familiares.

¿En qué consisten las constelaciones familiares?

Las constelaciones familiares tienen que ver con patrones de energía e información que todas las personas llevamos desde nuestro nacimiento. En nuestro propio ADN está la información de nuestros padres: y en éste tenemos archivado todo lo que ellos han resuelto y lo que han dejado pendiente de reconciliar. Heredamos sus dones y cualidades, pero también las dificultades que no han podido traspasar. Es información que se transmite entre generaciones que nos condiciona tanto en la forma física como en el comportamiento inconsciente.

Es imposible vivir separados de nuestro sistema familiar…

El objetivo de la constelación es descubrir qué está en des-armonía y restablecer la conciencia del grupo familiar hacia el orden interior.

¿Cuál es la dinámica de un taller de constelación familiar?

Las dinámicas se hacen en grupo. La persona me cuenta a mí lo que necesita resolver, hacia donde quiere ir, y de ahí elige a un representante anónimo del grupo para que interprete la figura que le va a representar a sí mismo y a los demás representantes que se les suponen implicados en el desarrollo del conflicto a tratar como pueden ser su padre, madre o persona que haya generado vínculo con el sistema familiar.

¿Y qué sucede?

En el caso de actuar como representante en una constelación para otra persona, en el momento que te pones en el centro de la sala, vas a comenzar a percibir a la persona en el rol que te hayan pedido que hagas. El representante actúa de acuerdo a lo que percibe y siente, tanto a nivel corporal como emocional, mientras está en el papel. Mi cometido como consteladora es acompañar el desarrollo de la constelación, a través del diálogo que irán mostrando las imágenes en la interacción entre los representantes de tu familiar, hasta alcanzar una imagen de solución si es que ésta es posible.


El objetivo de la constelación es descubrir qué está en des-armonía y restablecer la conciencia del grupo familiar hacia el orden interior.

¿Y cómo es posible que otra persona pueda meterse en el papel por ejemplo de mi padre?

Es algo inconsciente. Piensa que cuando convocas a alguien, o lo nombras, ya estás atrayendo su energía. Te pongo un ejemplo.

Por favor.

Imagínate que estamos en la comida de Navidad. Y de pronto, nos acordamos del abuelo. Ya sólo al nombrarlo, a cada uno nos generará unas sensaciones. Unos se cabrearán, otros juzgarán, otros se emocionarán o llorarán. Esto es lo mismo. En un ejercicio de constelación familiar, cuando te digo: ‘Tú eres el abuelo’… Esa emoción ya aparece en la sala y esa persona que no conoces de nada y que se pone en la piel de tu abuelo, comienza a percibir y a generar los movimientos a través de los cuales vas a poder ver acciones y gestos donde podrás reconocer a tu abuelo manifestando unos movimientos físicos que podemos interpretar de un modo u otro para sacar conclusiones terapéuticas.

Así pues, se trata de resolver problemas que tienes con tus familiares de forma indirecta.

Exacto, y cuando resuelves tú, lo que cambia es tu campo de fuerza, que está generando una interacción con el otro. Entonces cuando cambias tú, cambia tu familia. Y es muy divertido cuando te dicen: ‘Yo no he cambiado, pero mi familia sí’. Cada constelación familiar es una lección de vida.

Además de albergar el Instituto de Constelaciones Familiares en Espai Dodecadre impartís muchos talleres y también ofrecéis charlas gratuitas.

Así es. Yo llevo ejerciendo como terapeuta más de 25 años, pero tiempo atrás sentí la necesidad de crear mi propio espacio, más grande y equipado, para ofrecer un servicio integral para ayudar al crecimiento de las personas. Es una continuidad de lo que hacía, y hemos ampliado nuestra carta de cursos de formación y talleres terapéuticos. Nuestra oferta es muy amplia, desde formación en terapia floral integrativa (esencias florales, flores de Bach) Descodificación Bio-emocional, Radiestesia, hasta sesiones de risoterapia o una formación para hacerte Coach profesional y Constelaciones Organizacionales. También alquilamos nuestras salas (tenemos 3 con distintas características) a otros profesionales para que impartan sus formaciones o pasen consulta individual.


Estamos encantados de escuchar los problemas y situaciones emocionales a resolver y aconsejar qué terapia se ajusta mejor a las necesidades de cada persona.

Hay personas que quieren resolver algún problema, pero no saben por dónde comenzar con las terapias alternativas. ¿Quién puede venir a Espai Dodecaedre y cómo les asesoráis?

Los casos más comunes son personas que están atravesando una ruptura de pareja, procesos de duelo, conflictos con familiares e hijos, también para temas empresariales, etc. Normalmente muchos de nuestros clientes ya vienen recomendados, otros profesionales los derivan aquí: terapeutas, psicólogos y hasta médicos están enviando gente a Espai Dodecaedre, sobre todo a las sesiones de constelaciones familiares. Pero por supuesto, nosotros estamos encantados siempre de escuchar los problemas y situaciones emocionales a resolver y aconsejar qué terapia se ajusta mejor a sus necesidades.

¿Qué mensaje se les puede transmitir a las personas escépticas con las terapias alternativas?

Esto no es para todo el mundo, es para cuando sientes que es tu momento, cuando te haces preguntas que no tienen respuesta, cuando quieres ir un poco más allá. Yo lo enfocaría más como un trabajo interior, de crecimiento personal y de auto-conocimiento. Si tú te conoces, sabrás cómo gestionar tu vida. Y cuando no te conoces, posiblemente tengas que lidiar con más conflictos. Cuando vienen los clientes, ellos siempre son los buenos, y los malos o culpables de lo que a ellos les pasa se quedan en casa. Y no es así. Si a mí me pasa algo, me pasa a mí, y soy yo el responsable de solucionarlo. En Espai Dodecaedre trabajamos este enfoque y le llamamos Auto-referencia.

Debe ser gratificante ayudar a la gente a solucionar sus conflictos emocionales.

Sí que lo es. Pero sobre todo soy feliz cuando a mis sesiones vienen maestros de escuela. Porque su mirada ayuda a cambiar la perspectiva de los niños y de sus familias. Y de verdad, sólo la actitud del maestro cambia la dinámica de la clase, e influyen muy positivamente sobre la vida de los pequeños. Es esencial trabajar este aspecto en las escuelas. Un profesor ha de tener en cuenta la personalidad de cada alumno, tener en cuenta a su familia, que está detrás, y honrar desde su interior a ese niño con su familia y sus circunstancias. Los niños son toda percepción, y saber canalizar estas energías desde los referentes educativos es algo muy positivo a todos los niveles por eso nuestro próximo proyecto estará enfocado en la Pedagogía Sistémica.

Más información sobre Espai Dodecaedre en su página web.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *